NOTA : LA FINALIDAD DE ESTA PÁGINA WEB ES COMPARTIR INFORMACIÓN DE LA ESPECIALIDAD.

CONSEJO EDITORIAL.

 

! Visita Actualización ¡

 

 

 

 

 

 

CD.IRAPUATO

NOTARIA PUBLICA Nº 51

TITULAR : NOTARIO

MARCO A. HERNÁNDEZ G.

TEL.014626253072

 

Tlacuilo

SEGURIDAD Y CERTEZA

PARA SU PATRIMONIO.

 

CD. GUANAJUATO

NOTARIA PUBLICA Nº 18

TITULAR NOTARIA

NORA C.GUTIERREZ MENA

TEL-014737322245

 

PREÁMBULO

  

El conjunto de principios que aquí se contienen, constituyen la esencia de la institución notarial y el modelo al que todos los Notariados han de aspirar.

 

En la esperanza de que estos principios sean recogidos, respetados y aplicados por todos los Notariados miembros de la U.I.N.L., se invita a todos a hacer realidad   estos ideales.

 

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DEL SISTEMA DE NOTARIADO DE TIPO LATINO

 

TITULO I .- DEL NOTARIO Y DE LA FUNCIÓN NOTARIAL.

 

•  El Notario es un   profesional del derecho, titular de una función pública, nombrado por el Estado para conferir autenticidad a los actos y negocios jurídicos contenidos en los documentos que redacta, así como para aconsejar y asesorar a los requirentes de sus servicios.  

 

•  La función notarial es una función pública, por lo que el Notario tiene la autoridad del Estado. Es ejercida de forma imparcial e independiente, sin estar situada jerárquicamente entre los funcionarios del Estado.
•  La función notarial se extiende a todas las actividades jurídicas no contenciosas, confiere al usuario seguridad jurídica, evita posibles litigios y conflictos, que puede resolver por medio del ejercicio de la mediación jurídica y es un instrumento indispensable para la administración de una buena justicia.

TITULO II.- DE LOS DOCUMENTOS NOTARIALES

•  Los documentos notariales, que pueden tener por objeto la formalización de actos y negocios de todo tipo, son los autorizados por el Notario. Su autenticidad comprende autoría, firmas, fecha y contenido. Son conservados por el Notario y clasificados por orden cronológico.
•  En la redacción de los documentos notariales, el Notario, que debe actuar en todo momento conforme a la Ley, interpreta la voluntad de las partes y adecua la misma a las exigencias legales, da fe de la identidad y califica la capacidad y legitimación de los otorgantes en relación al acto o negocio jurídico concreto que pretende realiza. Controla la legalidad y debe asegurarse de que la voluntad de las partes, que se expresa en su presencia, haya sido libremente declarada. Todo ello se entiende con independencia del soporte en el que conste el documento notarial.
•  El Notario es el único responsable de la redacción de sus documentos. Es libre de aceptar o rehusar todo proyecto o minuta que le sea presentado o “bien de introducir en él, con el acuerdo de las partes, las modificaciones que estime pertinentes.
•  Los otorgantes de un documento notarial tiene derecho a obtener copias de sus originales, que queda en poder del Notario. Las copias auténticas tienen el mismo valor que el original. El Notario podrá también expedir copias a favor de personas que, según su legislación nacional, tenga interés legítimo en conocer el contenido del documento
•  Los documentos notariales gozan de una doble presunción de legalidad y de exactitud de su contenido y no pueden ser contradichos más que por la vía judicial. Están revestidos de fuerza probatoria y ejecutiva.
•  Las actuaciones se extiende también a la legitimación de firmas de particulares puestas en documentos privados, así como a la expedición de testimonios de conformidad de las copias con sus originales en toda clase de documentos y a cualquier clase de actividades previstas por su respectiva legislación nacional.
•  Los documentos notariales que respondan a los principios aquí enunciados deberán ser reconocidos en todos los Estados y producir en ellos los mismos efectos probatorios, ejecutivos y constitutivos de derechos y obligaciones que en su país de origen.

 

TITULO III.- DE LA ORGANIZACIÓN NOTARIAL.

•  Las ley nacional determinará el área de competencia de cada Notario así como el número de Notarios, que ha de ser suficiente para asegurar convenientemente el servicio.
La ley determinará también el lugar de instalación de cada estudio notarial, garantizando un reparto equitativo en todo el territorio nacional.
•  Los Notarios deberán pertenecer a un organismo colegiado. Un solo organismo, compuesto exclusivamente por Notarios, asumirá la representación del Notariado de cada país.
•  La ley de cada Estado determinará las condiciones de acceso a la profesión notarial y de ejercicio de la función pública notarial, estableciendo a tal fin las pruebas o exámenes que se estimen oportunos, exigiendo en todo caso a los candidatos el título de graduado o licenciado en Derecho y una alta calificación jurídica.

 

TITULO IV.- DE LA DEONTOLOGÍA NOTARIAL.

•  La ley determinará el régimen disciplinario de los Notarios, que estará bajo el control permanente de la autoridad pública y de los organismos colegiales.
•  El Notario está obligado a la lealtad y a la integridad frente a quienes solicitan sus servicios, frente el Estado y frente a sus compañeros.
•  El Notario, conforme al carácter público de su función, está obligado a guardar secreto profesional.
•  El Notario está obligado a ser imparcial, si bien tal imparcialidad se expresa igualmente mediante la prestación de una asistencia adecuada a la parte que se encuentre en situación de inferioridad respecto de la otra, para así obtener el equilibrio necesario a fin de que el contrato sea celebrado en pie de igualdad.
•  La elección de Notario corresponde exclusivamente a las partes.
•  El Notario está obligado a respetar las reglas deontológicas de su profesión tanto a nivel nacional como internacional.  

 

****

 

BREVE HISTORIA DEL NOTARIADO.

La Asociacion Nacional del Notariado Mexicano A.C. Nació el 12 de octubre de 1955. La historia del notariado se remonta a los orígenes de la comunicación escrita que, entre otros motivos nace por la necesidad de hacer constar en forma fehaciente, los pactos, contratos y otros actos jurídicos. La actividad se remonta a al año 528 cuando Justiniano expide la “Reglamentación Justiniana del documento tabeliónico”.

Por otro lado en el siglo XIII los juristas de la escuela boloñesa Rolandino Passaggeri y Salatiel entre otros hicieron hincapié en la importancia de sistematizar de los conocimientos notariales. En la época precolombina no existían notarios o escribanos pero en Tenochtitlan si había una figura denominada tlacuilo que era un artesano azteca que dejaba constancia de los acontecimientos a través de signos ideográficos o pinturas con los que se guardaba memoria de estos de una manera creíble.

En la época virreinal, cuando Cristóbal Colón descubrió América ante la presencia de Rodrigo de Escobedo escribano del Consulado del Mar tomó posesión del nuevo continente en nombre de los Reyes Católicos. Esta actividad fue alentada por la Nueva España y fue así como Diego de Godoy nombrado escribano por los conquistadores dio fe de la fundación de la Villa Rica de la Veracruz el 21 de abril de 1519 lo que constituyó así el primer acto notarial en México.

Durante el Siglo XIX incluido el México Independiente y el Imperio de Maximiliano a través de distintos ordenamientos se sustituyó el nombre de escribano por el de notario.

En el México actual la actividad notarial ha estado regida por distintas leyes que se han modificado en 1901, 1932 y 1945. En esta última fecha se establece el examen de oposición como medio de acceso al notariado.

Fuente: Iconografía Notarial Mexicana Bernardo Pérez del Castillo,
Universidad Anáhuac, 1998



¿Que es el Notario?

1.- El Notario es un profesional del derecho que ejerce funciones públicas en el marco de actividades no contenciosas instauradas por el Estado y cumple numerosas funciones sociales en el ámbito del orden social nacional, y con este fin es un oficial público y delegado autónomo de la autoridad pública del Estado.

2.- Las funciones públicas y sociales del Notariado están, de un modo muy particular, al servicio del respeto y salvaguarda de la legalidad y mantenimiento de la seguridad jurídica y de la equidad.

3.- El Notario ejerce sus funciones estableciendo actos auténticos provistos de fuerza probatoria y ejecutoria, prestando por una parte, un servicio de consulta y de asistencia jurídica completa al ciudadano, estando estas últimas actividades íntimamente ligadas a la autentificación, así como al cumplimiento de actos judiciales dentro del marco de la jurisdicción voluntaria, con lo que el Notario contribuye así a agilizar el poder judicial del Estado.

4.-El Notario ejerce sus funciones públicas de manera imparcial, guardando el secreto profesional así como su independencia sustancial, económica y personal en un marco de una profesión liberal específicamente regulada, aportando su contribución específica a la protección del consumidor.

5.- La institución del Notariado, por la organización territorial de la profesión en el marco de sus competencias garantiza la asistencia jurídica a favor del ciudadano en todo el territorio estatal.

6.- el Notario esta sometido a un control regular y severo con respecto a todas sus actividades y funciones por La Asociación Nacional del Notariado y por los colegios de Notarios de los Estados, así como del propio Estado, con lo que se asegura la responsabilidad personal de sus actividades y funciones.

7.- El Notario adquiere y mantiene su competencia jurídica mediante la habilitación universitaria, una formación post universitaria de orden práctico y un perfeccionamiento permanente de su formación profesional.

En resumen, el Notario da certeza y seguridad y es un asesor jurídico calificado, que aconseja y orienta imparcialmente a los interesados, les sugiere las herramientas jurídicas idóneas, para que con el otorgamiento del acto jurídico adecuado, puedan aquellos regular sus derechos y situaciones jurídicas en general; plasma estos en un documento de su autoría, el que una vez firmado por quien corresponda lo autoriza acto continuo, para dejar constancia auténtica de este otorgamiento. Además, en segundo término, el notario es funcionario investido de fe pública para que los documentos que autorice y las copias y reproducciones que de aquellos expida, tengan valor probatorio pleno juicio y fuera de el, y en consecuencia, su contenido se tenga por bueno y válido por todas aquellas personas cuya situación llegue a estar relacionada con los efectos de los actos hechos constar en dichos documentos , y en general por toda la comunidad, no obstante no tener evidencia de lo redactado en los mismos, porque precisamente ésta es la cualidad jurídica de la fe pública.

Por todo ello puedes confiar en tu notario. Si vas a comprar casa, departamento o a realizar tu testamento o bien a constituir tu empresa. No firmes documentos ni entregues dinero sin consultar a tu notario. Además la consulta ES GRATIS . Recuerda tu notario trabaja en tu beneficio y te da certeza jurídica. Consulta al Colegio de Notarios de tu ciudad o Entidad. Notas tomadas de la página web de la ANNM.